Arte de vivir

" El arte de Saborear el tiempo"

A primera hora de la mañana .

En la época estival se aprovecha el día saliendo a primera hora para admirar uno de los recursos naturales más relevantes del territorio Sierra de Montánchez y Tamuja: La avifauna. El Tamuja forma parte de la ZEPA Riberos del Almonte, el referente ornitológico en la ZIR Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes

Las láminas de agua como la Charca del Cura, Alcuéscar o la del Gallo, Torremocha, dan la posibilidad de observar varios tipos de acuáticas, destacamos que en esta época ya podemos ver los polluelos del somormujo surcando el agua sobre su madre. Estos humedales nos ofrecen poder disfrutar, además, de las libélulas y caballito. 

Las esteparias, nuestro gran tesoro, están criando. Por ello en los llanos veremos parejas y polluelos de avutarda, sisón, ganga ibérica y ortega, aguilucho cenizo, alcaraván, cernícalo primilla, carraca, calandría, cojugada común y montesina, triguero, collalba rubia.

La mejor opción es aprovechar al venir el día para recorrer la garganta de los Molinos: de Montánchez a Arroyomolinos, o viceversa, en un recorrido circular. Conocida como La Ruta de los Molinos, con más de 30 molinos harineros de época romana, ejemplariza de forma indiscutible la gestión sostenible del agua. 

En su recorrido encontraremos  zonas de ribera arbolada que pueden dar oportunidades para observar aves de gran interés en esta época del año, como son: ruiseñor, oropéndola, zarcero común, etc.

Como sierra que es tiene pendientes, con un desnivel positivo de 370 metros según la FEXME, pero se recorren sin mayor dificultad porque el sendero va haciendo zigzag

Además está señalizada desde el inicio, aunque es cierto que en algunos tramos comidos por la maleza apenas se ven las balizas de colores blanco y amarillo, en cuyo caso basta con dejarse guiar por el empedrado que nos han legado los molineros y por el sonido del arroyo, que no se ve hasta lo alto de la garganta, pero que se va escuchando sumándole otro atractivo al camino. Como el hecho de que es ideal para hacer en familia y que las nuevas generaciones conozcan cómo molían la harina los antiguos hasta el punto de que fue una industria clave en los pueblos hasta principios del siglo XIX.

Enlace: www.adismonta.com/reto/

Reponer fuerzas

Es la comarca sierra de Montánchez y Tamuja referente de destino gastronómico en Extremadura. Desde el mediodía se empieza la ronda chateando con vino (de pitarra o del tejado, este último en Salvatierra de Santiago ) amenizado con aperitivos exquisitos a base de productos típicos de la zona (embutidos, queso, aceitunas y guisos ). Es este uno de los mejores momentos que tienen los pueblos ya que al fresco de terrazas o interiores de cantería dura la charla hasta la hora de comer, que en muchos casos ya no se hace  necesario.

Parar el tiempo

Regresaremos a nuestro alojamiento, para en las horas más extremas descansar y disfrutar la paz de un paisaje que reposa bajo la calima. El sonido principal será el chapoteo de piscinas increíbles en mitad de la dehesa o a las faldas de la sierra. 

Mas de 40 alojamientos rurales de alta calidad conforman la oferta de Sierra de Montánchez y Tamuja. Desde alojamiento de inmersión lingüística, pasando por aquellos que ofrecen actividades formativas como gastronomía, hasta camping nudista. Una infraestructura variada de casas de labranza, casas solariegas, cortijos o incluso molinos proponen un atractivo abanico de posibilidades para disfrutar… parando el tiempo.

La noche es más noche.

Salir a cenar en cualquiera de nuestros pueblos nos vuelve a presentar la oportunidad de sentirnos en la despensa de Extremadura 

Buscaremos las tencas, los revueltos de espárragos trigueros, las ensaladas de perdiz escabechada, entre otros muchos manjares. Y se dilatará la charla y se apreciará el sabor popular único de las distintas festividades, incluso se bailará a ritmo de verbena.

En verano las noches de la comarca ofrecen una intensa agenda cultural con cine, teatro y música de distintas culturas en enclaves privilegiados, como el convento de los Agustinos Recoletos en Valdefuentes o en el Balcón de Extremadura, Castillo de Montánchez.

Y es pasada ya las doce cuando la noche es más noche. En nuestra comarca el cielo se puebla de miles de estrellas, intensa la luz de cada una de ellas, se acerca tanto que crees poder tocarlas . Desde uno de los observatorios, pongamos el de Montánchez, disfrutarás a ritmo del canto de grillos de uno de los paisajes más representativos y únicos: El cielo de Extremadura.

La comarca Sierra de Montánchez y Tamuja te inspirara a disfrutar del tiempo .